Teatro…la vida es puro teatro

Entre Helsinki y Peñaranda de Bracamonte

Los pasados 10 y 11 de Octubre de 2012, tuvimos la oportunidad de compartir dos jornadas de trabajo en Helsinki con nuestros socios europeos de TAFI (Traning Artists for Innovation) en la sede de la Academia de Teatro, centro universitario de referencia para las artes en vivo del país báltico.

La pregunta fundamental de nuestro trabajo giró en torno a qué competencias han de tener y desarrollar los artistas para poder trabajar en el desarrollo de intervenciones artísticas en organizaciones y empresas orientadas a la innovación, la transformación estratégica, el cambio organizativo o, en menor grado, a la construcción de equipos (team building), a la mejora de las habilidades y destrezas comunicativas de las personas que las integran, etc.

Y lógicamente, definir cuáles son los modelos de entrenamiento y formación de estos artistas para poder desarrollar con éxito esos procesos. Y en paralelo, resulta inevitable la reflexión sobre cómo evoluciona el rol del mediador, hibridador, dinamizador…, el papel del agente encargado de “cocinar” adecuadamente esa relación. ¿Se trata quizás de un nuevo perfil de gestor cultural? ¿Hemos de volver a repensar no sólo el papel de los espacios en la cultura de la Nube sino también el rol de los profesionales de la cultura en un nuevo escenario de necesidades y hábitos?.

En uno de los workshops desarrollados en la capital suomi (en el que participaron representantes de instituciones, universidades, fundaciones y empresas de Finlandia pero también agentes culturales procedentes de Suecia, Dinamarca, Holanda, Bélgica y España) tuvimos la oportunidad de trabajar con la técnica del Forum Theater. Un conjunto de actrices representaba diferentes situaciones en la relación de una artista con una empresa; situaciones que iban cambiando a medida que se contrastaba lo observado con los asistentes. No por tópicas, algunas de las situaciones reflejadas resultaban realmente elocuentes de la complejidad que encierran este tipo de relaciones. Y la técnica en sí era una muestra de cómo las artes nos ayudan a las personas que integramos las organizaciones a reflexionar, cuestionar, replantear, redirigir, aprender, desaprender, aceptar, rechazar, emerger, explicitar… aspectos de nuestro día a día, nuestras actitudes y emociones, nuestras capacidades y limitaciones, nuestros sueños y retos.

El excelente trabajo del equipo escénico de la empresa ArtSense dirigido por Niina Nurminen, actriz y especialista en Arts & Business, me retrotrajo al 17 de Marzo pasado en Peñaranda de Bracamonte. Allí fue realmente estimulante ver cómo un texto de Unamuno, Niebla, puede ser adaptado al ámbito escénico pensando en (y haciendo reflexionar sobre) las nuevas tecnologías y los nuevos públicos, de una manera tan brillante como lo hicieron los actores y actriz bajo la dirección de Roberto García Encinas, a partir de una idea y proyecto de Banana Asylum en el marco de Conexiones improbables con el Centro de Desarrollo Sociocultural de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez.

Seguir la trama desde la sala, inmersos en unos perfiles de Facebook, a la velocidad en la que hoy nos movemos por las redes sociales, con unos argumentos de actualidad que no dejan de reflejar las condiciones humanas de siempre como el amor, el desamor, los celos, las envidias, la comprensión…, no es tarea fácil.

Un trabajo brillante, sorprendente, estimulante, útil. No sólo porque nos sirvió para ver en la práctica la combinación entre viejos (y no tan viejos) contenidos con nuevos (y no tan nuevos) soportes y medios. Útil porque nos permitió comprobar en directo la integración entre las artes en vivo y las tecnologías; útil porque nos recuerda que lo pequeño puede ser hermoso y se pueden hacer grandes cosas desde equipamientos y poblaciones pequeñas; útil porque nos resitúa en que en medio de la “Niebla” hay caminos por los que la gestión cultural puede avanzar sin temor; útil porque nos sigue demostrando que las artes son un soporte emocional, estético, de crítica, de observación, de reflexión, de conocimiento… de vida.

Ya sólo queda que la Fundación Germán Sánchez Ruipérez y el equipo que han hecho posible esa producción escénica, se animen a darle una mayor proyección. Merece la pena. Es un buen trabajo y un buen ejemplo. 

Anuncios

Acerca de c2+i / Conexiones improbables

Trabajamos en la Economía creativa, en cómo impulsar a las organizaciones de la cultura y la creatividad pero también en cómo hacer más creativos e innovadores otros sectores y los territorios.
Esta entrada fue publicada en Slow consultancy. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s